Giuseppe Ungaretti

(Alejandria 1888 – Roma 1970). Se trata de uno de los más grandes poetas del siglo pasado. Fundó, con Eugenio Montale y Salvatore Quasimodo, el movimiento llamado Hermetismo, nombre extraño cuando la pretensión de estos extraordinarios creadores era la síntesis luminosa de la palabra, la difícil elementalidad de la imagen poética. El Puerto Sepulto, La Guerra, La Alegría, Sentimiento de Tiempo –su más acabada y plena creación- y la Tierra Pometida, son algunos de los títulos que dio a luz en sus maravillosos 83 años de vida. Palabras sensibles de uno de los miembros de la Santísima Trinidad de la lengua italiana.


SOY UNA CRIATURA

Como esta piedra

Del San Michele

Tan fría

Tan dura

Tan reseca

Tan refractaria

Tan totalmente inanimada


Como esta piedra

Es mi llanto

Que no se ve


La muerte

Se paga

Viviendo



PEREGRINAJE

Al acecho

De este vientre

De escombros

Horas y horas

He arrstrado mi osamenta

Gastada por el fango

Como una suela

O como una semilla de espino


Ungaretti

Hombre de pena

Te basta una ilusión

Para darte coraje


Un reflector

Del otro lado

Pone un mar

En la niebla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada