Nana Rodríguez Romero: Premio Ciro Mendía 2008

La poeta Nana Rodríguez Romero, ha sido la ganadora del XII Concurso Nacional de poesía Ciro Mendía, 2008, organizado por La casa Cultural de Caldas (Antioquia), con el libro La piel de los teclados. Nació en Tunja. Es Poeta y narradora. Tiene estudios en Psicología y Filosofía, Literatura y Semiótica de la UPTC. Invitada al programa Poetas colombianos de Señal Colombia, al programa de la Universidad Nacional Viernes de Poesía y al Festival Internacional de Poesía de Medellín sede Tunja. Invitada al XII Encuentro Internacional de mujeres poetas en el país de las nubes en México 2004, Primer Encuentro de poetas del mundo, Voces por la educación, Toluca 2005 y al Festival Internacional de Artes y letras en Montevideo 2004.

Ha sido ganadora de las becas de creación del Fondo Mixto de Cultura con la cual realizó el video Ciudad Alterna y la de Residencias Artísticas en el Exterior 2002 del Ministerio de Cultura, en el país de Venezuela. Ha participado en varias antologías nacionales e internacionales de poesía y minificción.

Es integrante de la Asociación Internacional de estudiosos de la minificción, con sede en México. Entre sus obras de poesía publicadas están: Hojas en mutación. (Premio del Concejo Editorial de Autores Boyacenses)Permanencias ( Premio Especial de Poesía Ciudad de Chiquinquirá) Lucha con el ángel, Antología de poesía (Universidad Nacional de Colombia)El bosque de los espejos, El oro de Dionisios. Los libros de minificciones y cuento corto: La casa ciega y otras ficciones (Editorial Magisterio)El sabor del tiempo, Efecto mariposa, El libro de estudios literarios: Elementos para una teoría del minicuento.(Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia).


LA PIEL DE
LOS TECLADOS

El gato duerme y se cierra sobre sí mismo

el tiempo no existe para su sueño de veinte horas

mientras mi alma lo observa en la vigilia de las tardes.

Me detengo ante sus ojos que no parpadean

y pienso si el misterio está en esa quietud verde

en la perfecta simetría de su movimiento,

quizá deambulas por palacios del antiguo Egipto

o pisas como una bailarina las huellas del abismo...

¿Acaso sabes de la noche de los despojos

o las hogueras de la Inquisición

cuando los cuerpos eran brasas que se extinguían bajo el cielo?

¿Qué sabes de mí, cuando me rozas en silencio

y te arqueas como una sinfonía de piel bajo mis manos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada